NOSOTRA

sábado, 23 de febrero de 2008

LA LEYENDA DE DEIRDRE


La leyenda de Deirdre

Hace ya mucho tiempo, el rey Connacher, de la familia del Ulster, se encontraba en su Gran Salón disfrutando de una agradable velada. Había mucha gente ese día, más de mil se habían congregado en el salón del rey y había una gran alegría. A parte se encontraba Malcom, el arpista del rey, que estaba junto a su esposa, que estaba embarazada. Justo en el momento en el que el rey iba a hacer un brindis, se escuchó un estrepitoso grito, cuya procendencia fue desconocida. Tras la incertidumbre que este grito creó, se descubrió, poco más tarde que el grito procedía de la barriga de Elva, la mujer de Malcom. El rey puso su mano sobre la barriga de Elva y comprobó que el bebé no era un bebé corriente; tendría una gran belleza, la más grande de Irlanda, pero traería problemas, ya que habría luchas por ella.


Tras escuchar esto, se quiso darle muerte a la niña, pero el rey tuvo compasión y dijo que él se la quedaría para criarla y que cuando fuera mayor, él mismo se casaría con ella, así no habría disputas.

Cuando la niña nació, el rey hizo construirle una casa y la puso al cuidado de Levarcham, una mujer de confianza del rey. El rey puso a la niña de nombre Deirdre. La niña creció en los ambientes de la caza y Levarcham le enseñó todo lo que sabía sobre flore y hierbas, y también a tocar el arpa y a cantar. La belleza y la bondad de Deirdre crecían día a día.

El dís del quince cumpleaños de Deirdre, Levarcham le dijo que cuando cumpliera dieciséis tendría que casarse con el rey Connacher, ella se entristeció mucho, ya que no era esa su voluntad.

Un día, sentada junto a su ventana, vio una manzana roja caer al suelo y a un cuervo venir a recogerla y pensó: -Ése cuervo se parece al hombre que vi ayer en sueños; tenía los cabellos negros, las mejillas rojas como la manzana y la piel blanca como la nieve sobre la que ha caído la manzana. Levarcham al verla la llamó y la apartó de aquella visión.

Una mañana Deirdre escuchó una preciosa voz y fue tras ella hasta hallar a Naois, el hombre de su sueño. Al verse, ambos se enamoraron y se prometieron amor eterno. Huyeron junto a los hermanos de Naois, pero éste quiso regresar a Irlanda.Cuando el rey supo que Deirdre estaba en Irlanda, fue a verla con sus propios ojos y mandó matar a Naois. Cuando Deirdre lo supo creyó morir pero rápidamente se la llevaron en un carro a que se encontrara con el rey. En un descuido, Deirdre sató del carro y se golpeó la cabeza con una piedra y murió.

El rey mandó enterrarla en las Grandes Llanuras, pero, clandestinamente, se la enterró en la tumba de al lado de la de Naois. Años más tarde, crecieron junto a las tumbas dos árboles cuyas ramas acabaron uniéndose, demostrando así que ni la muerte podría acabar con el fuerte amor que se profesaban Deirdre y Naois.


Leyenda irlandesa

DESPERTAR DE LA MUJER-LO DEMAS ES CUENTO



PORTADA DEL LIBRO DE LILIANA.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE LILIANA FERRERO.

En Mallorca se puede comprar en :
Tienda naturista YERBA BUENA,
c/ Jeroni Antich, 7. Palma de Mallorca.

La portada del libro es un cuadro de Satyana Borella,
pintor, médico alternativo, radicado en Mallorca.

LILIANA LEELAPREM FERRERO



Liliana Leelaprem Ferrero

Encarné en este cuerpo hace 45 años, bajo el signo de Leo y en el año del Tigre. Soy felina, a veces mimosa como una gatita o con la fiereza de una pantera.
Recorrí muchas tierras, entre ellas Mallorca, buscando afuera: en los hombres, el trabajo, la aventura, el arte, aquello que no podía encontrar.
Cuando me reconocí Humano Rítmico, me abrí a esas fuerzas divinas que hacía tiempo pujaban por invadirme y, creyendo que facilitaba el proceso, me sumergí en la India mística.
India es una gran madre que te enseña lo fácil que es confiar mientras te acuna en sus brazos y te nutre con sus mil pechos y toda la energía de Shakti, para reunirte con Shiva.
Como todo es cíclico, tuve que regresar a mi origen: Argentina, para asistir a quienes me dieron la vida. No sé cuanto tiempo he de quedarme por aquí, y como temía que mis alas pudieran atrofiarse, escribo. De este modo, mi espíritu viajero se ve doblemente compensado, cuando escribo y cuando mis pequeños hijos emprenden su propio vuelo.
Pero quién soy, en realidad poco importa. Yo soy tú, tú eres yo.
Lo importante es comprender ¿Quiénes somos realmente?

Hay un primer libro, inspirado en la experiencia India, una analogía entre los dioses y el propio proceso vivido. “Divino Juego de Amor” obtuvo mención especial del jurado en el Concurso organizado por la Editorial Kier y el canal Infinito sobre la “Apertura de la Conciencia en la era actual”, y será presentado en la próxima feria del Libro de Buenos Aires (Mayo 2008) por ed. Kier.

En el 2007, otro libro fecundó: “Despertar de mujer, lo demás es cuento”

Palabras de mujer, Myriam Wigutov en la presentación del libro:

“… me gustaría contarles el placer de leer “DESPERTAR DE MUJER” porque, todo lo demás es cuento.
Los relatos Zen se llaman Koan’s y cuentan un suceso en el que algún discípulo, algún maestro, hacen brillar una verdad LA VERDAD o una ley universal LA LEY. Las parábolas hindúes relatan la inquietud de un alma en desasosiego y algo o alguien transforman esa inquietud espiritual en conocimiento. Conocimiento de sí mismo, de los otros. Conocimiento del Ser.
Cómo los Koans del Zen y las parábolas y leyendas, nuestra Leela nos relata pequeños-grandes momentos de nuestra vida cotidiana, occidental, anodina, cercana... Momentos en los que sus personajes se encuentran en plena tensión y estalla la ola del saber, la ola del conocer.
Las letras de Leela se desnudan, se saborean y degustan, se huelen, se acarician, se escuchan cómo un gong hasta que se extingue. Leerla a Leela es una experiencia sensorial, íntima, secreta. Una transferencia lumínica directa, de pluma a ojos, de boca a oídos, de letras a espíritu y de corazón a corazón. Es un despertar del sopor.
Y para cerrar, traigo, desde el lejano Berlín, un mensaje de Esther Andradi, escritora aliada, que dijo y lo repito hoy aquí:
“cada cuento de Leela, es un relámpago de la conciencia...
cada cuento es cómo un racimo de luciérnagas en la noche oscura...”



RELATO DE LILIANA

PachaMama





Deja que hable con la voz profunda de Gea, que se queja abrumada por tantos castigos infligidos por nosotros: los humanos. De la soledad de Gaia, hogar del peregrino que ingrato la traiciona. De la abundancia profanada de la Pachamama que atesora la sabiduría del arcano femenino; creadora y sustentadora de la vida. Pero, aquieten por un instante este caótico mundo porque lo que tengo para contarles sólo puede comprenderse en el silencio.
Desde mis entrañas los dolores afloran en tsunami de llanto o tifones de cólera. Lametazos de fuego encienden fulgores que asolan mis recintos. No sólo mutilan mis pulmones y vierten excrementos tóxicos en mi útero; con violencia impartieron rajas sangrantes que laceran el espíritu femíneo del planeta. Necesitaban confinar mi esencia y aniquilar el nexo con la cosmovisión sagrada. ¿No ven que soy una hembra herida?
Gea les está hablando, la primera realidad material del Cosmos. Soy la anciana sabia, ignorada por las religiones cómplices de mutilar la memoria. Pero a mis latidos y tambores nunca podrán amordazar porque soy una diosa orgásmica y fértil. Madre Isis. Pachamama. Artemisa de los mil pechos.
No hay recetas que devuelvan el tesoro perdido, porque el misterio reside dentro tuyo. Con el poder de la palabra deambulo hacia tu corazón encendiendo la esperanza para que cuando en ti veneres lo divino, mi grito de agonía se transforme en himno de gracia.

domingo, 17 de febrero de 2008

HÉCATE


Luna Negra y Señora de las Encrucijadas.

Diosa griega del mundo subterráneo, mucho más antigua que o el resto de los dioses del Olimpo. Su día sagrado es Hallomas o Halloween, que se celebra el 31 de octubre en el Hemisferio Norte. Es la víspera de Todos los Santos cuando se dice que los espíritus de los muertos caminan por la tierra y desaparecen los límites entre la vida y la muerte. En algunos círculos, Halloween es el Año Nuevo de las brujas. Es la época del año ubicada entre el otoño y el solsticio de invierno, “cuando el sol comienza su viaje hacia la oscuridad”. El verano y sus cosechas quedan atrás y llega el momento para retirarse al interior de las casas, frente al fuego del hogar, en una actitud más introspectiva. Para el calendario celta esta época es conocida como Samhain y es uno de los festivales del fuego. Por eso se lo celebra con el encendido de hogueras.


Como la madre de las brujas, Hécate representa la magia y la elaboración de hechizos. En muchas tradiciones, se la representa con tres cabezas (que pueden ser de diferentes animales como león, perro y yegua) o acompañada por un sabueso de tres cabezas como mascota (el Can Cerbero, guardián del Mundo Subterráneo). Los adoradores de Hécate solían dejar su estatua en las encrucijadas, de manera que mirase a los tres caminos al mismo tiempo. Esto es una manifestación de su carácter de Diosa Triple (doncella, madre y vieja) y forma diversas tríadas como en el caso de Artemisa-Selene-Hécate y Perséfone (Kore)-Deméter (Ceres)-Hécate. Esta triple naturaleza de la Diosa fue utilizada en los principios de la iglesia católica para presentar sus enseñanzas del Padre, Hijo y Espíritu Santo, análogos a la Doncella, la Madre y la Bruja. El atributo de sabiduría de la Bruja pasó al Espíritu Santo quien, en su aparición a los apóstoles en Pentecostés les impartió sabiduría espiritual para que pudieran salir a predicar. Otro paralelismo entre la cristiandad y la Triple Diosa son las tres Marías que aparecen en la tumba donde Cristo resucitó: María, la Virgen; María de Bethania, la esposa de Cleofás, y María Magdalena.

Está relacionada también a la sangre menstrual que originalmente era considerada sagrada y misteriosa. El nombre Hécate deriva de la diosa-comadrona egipcia Hequit, Heket o Hekat. El Heq era el matriarcado tribal del Egipto predinástico, presidido por una mujer sabia. Heket era una diosa con cabeza de rana conectada con el estado embrionario en el que el grano muerto se descomponía y comenzaba a germinar. Era también una de las comadronas que asistía cada mañana al nacimiento del sol.


En Grecia, Hécate era una diosa lunar, una de las trinidades originales conectada con las tres fases de la luna que gobernaba el cielo, la tierra y el submundo. Hesíodo, en la Teogononía, dice que era hija de dos Titanes: Asteria, una diosa estelar, y Perses, ámbos símbolos de la luz brillante. Asteria era a su vez hermana de Leto, madre de Apolo y Artemisa. Una tradición anterior la contempló como una diosa más primitiva y la hizo hija de Erebo y Nix (noche). Una tradición posterior afirma que era hija de Zeus y de Hera y que enfadó a ésta por robarle su colorete para regalárselo a Europa.


En un principio, los griegos helénicos hallaron difícil incluir a Hécate en su panteón. No obstante, y a pesar de no encontrarse entre los dioses del Olimpo, retuvo su dominio sobre el cielo y la tierra y el submundo, lo que hizo de ella la otorgadora de riquezas y de las bendiciones de la vida.


Experta en el arte de la adivinación, concede a los mortales sueños y visiones que, si se interpretan correctamente, les proporciona una mayor claridad para resolver sus problemas. Debido también a su asociación con Perséfone, está conectada con la muerte y la regeneración. Su presencia en el mundo subterráneo era la que otorgaba a los pre-helénicos la esperanza del renacimiento y la transformación, como opuesta a Hades, que representa la inevitabilidad de la muerte.


Por estar en el cruce de caminos puede mirar al pasado al presente y al futuro. Entre sus numerosas sacerdotisas estaban Medea y Circe. Sus árboles sagrados eran los tejos y los álamos negros. Como “perra negra” su estrella es Sirio y se la asocia también con los perros que ladran a la luna.

Cuando Hécate aparece en nuestra vida, nos dice que ha llegado el momento de desarrollar nuestro lado intuitivo e inspirado. La intuición y el conocimiento son capacidades que muchas mujeres han ocultado y temido. Vicki Noble advierte que “en el proceso de descubrimiento de sus capacidades proféticas, mucha gente ha pensado que se estaba volviendo loca, que se convertiría en “lunática” y que nunca volvería a ser “normal”. Pero como la naturaleza femenina está relacionada con la luna, las mujeres frecuentemente nos fiamos más de la experiencia y de la intuición”. Ponerla en práctica sin temor es una tarea en la que necesitamos de la asistencia de Hécate para poder aceptar que se trata de un conocimiento que va mucho más allá de lo que llamamos “sentido común” y que puede utilizarse de forma creativa y curativa.




Hécate también es propicia para tratar problemas relacionados con el envejecimiento, la muerte y la vida en el más allá. “En nuestra sociedad el envejecimiento y la muerte son tabúes –explican Starck y Stern-. La insistencia moderna en parecer joven es una forma de mantener el proceso de envejecimiento en la sombra. Ver constantemente escenas de muerte por TV es un proceso de negación de la muerte. Hécate, como Diosa de la Muerte y de la Regeneración puede ayudar a hombres y mujeres a entender que la muerte corporal es parte del proceso natural. Como Bruja, la figura de Hécate muestra el hecho de que a medida que la gente envejece puede mantener sus capacidades y una hermosa apariencia. Su sabiduría nos muestra que podemos volver a métodos más antiguos y naturales de curación, sin dejar de recurrir a la medicina moderna. Podemos invocarla para transformar nuestros miedos”. Es imprescindible recurrir a ella y recibir su asistencia durante el período de la menopausia. Podemos interpretar que “las subidas de calor” son en verdad “oleadas de poder” que nos recuerdan el poder de la sangre roja que está dentro de nosotras. Para celebrarla podemos reunirnos y cantar: “Somos las mujeres viejas. Somos las nuevas mujeres. Somos las mismas mujeres, más sabias que antes”.


Texto aportado en circulo de mujeres no se autoría.

DURGA


Durga

Divinidad femenina de la guerra y la destrucción en la mitología hindú, una de las manifestaciones de Parvati, cuyo nombre significa 'la Inaccesible'. La Diosa Durga es la hermana de Vishnú. Una vez un demonio llamado Mahisasura venció a los dioses en una batalla. Los dioses encolerizados acudieron a Shiva y a Vishnú por ayuda quienes combinaron sus poderes y de allí surgió Durga. Ella luchó durante nueve días y nueve noches y al décimo día venció a Mahisasura. 


Es por eso que todos los años en celebración de ésta victoria se celebra el festival de Navratri.En general se denominan durga todos los aspectos violentos de Parvati Se la representa como una hermosa mujer armada de color amarillo, con expresión feroz y amenazadora y el cabello negro suelto sobre los hombros, con mil brazos armados con arcos y flechas.

 Tiene tres ojos y va montada sobre un león o tigre.Su función dentro del panteón hindú es la de destruir al hombre y al mundo que le rodea; esta destrucción, sin embargo, no debe entenderse como demoníaca sino como un paso necesario para la regeneración del Universo