NOSOTRA

jueves, 22 de enero de 2009

22 de Enero-LOS PILARES DEL TEMPLO FEMENINO






TARA VERDE:
Empiza a delegar, "Pide (incluyendome a mi)
que te ayuden, en vez de hacerlo todo sóla.

Mente-Silvana





AFRODITA:

Diosa Interior-"Despierta a la Diosa interior
a través de la danza, los cuidados a ti misma
y apreciando tu divinidad"

Corazón-Estrella





BAST:
Tu independencia es la base de tu fuerza
y éxito.

Instinto-Intuición-Vitalidad-Paquita




OSTARA

Fertilidad: Es el momento perfecto para que
empieces nuevos proyectos, accedas a nuevas
ideas y alumbres nuevas condiciones.

CREATIVIDAD-Carmina


Cada Diosa era para cada una, pero a la vez
para todas, aspectos a trabajar en nosotras
mismas.

4 pilares para el Templo Femenino, 4 MUJERES
descubriendo su DIVINIDAD MULTIDIMENSIONAL.

Cada carta un aspecto de nuestros 4 centros
motores del cuerpo.

MENTAL-CABEZA
EMOCIONAL-CORAZÓN
VITAL-VIENTRE
ACCIÓN-PIERNAS

La música de Jocelyn Pook, nos ha acompañado
durante 1 hora , música para desaparecer dentro
otra media hora, el trabajo de Danza ha sido
glorioso.

jueves, 8 de enero de 2009

PARTO COMPARTIDO


OS COMPARTO MI PARTO...

y después de doscientos noventa días de creación, de fusión...en esa casa entre el campo y el bosque me hice par; parí.

comenzó mientras dormía. soñé que llegaba un águila; alén nacía. después quedaba en mi vientre una niña que también había de salir, y resultaba más difícil.

me despierta el dolor; las contracciones son agudas y regulares; el mecanismo increíble de la naturaleza se ha despertado, no hay marcha atrás. siento excitación ante lo desconocido, es como prepararse para una gran fiesta en medio del dolor. sonrío, sonrío y gimo. me postro en el suelo con cada contracción - devuélvele a la tierra lo que es suyo- me doy cuenta de que me encuentro en un estado de ensoñación e hiperconsciencia. siento tanta serenidad y a la vez tanta energía que quiero quedarme aquí eternamente...quiero poder volver a este momento siempre que lo necesite. dejarse llevar, ¡disfrutar!, dejarse mecer, pero duele, me resisto, ahora viene, ahora se va - no luches contra el dolor, sumérjete en él- y me voy abriendo, voy comprendiendo, lloro de felicidad y algo luminoso estalla junto a mi ojo izquierdo. miro al padre de mi hijo y quiero regalarle el secreto, pero no puedo hablar. él ha comprendido, nos abrazamos. tengo que deshacerme de mi mente. sacudo con fuerza la cabeza, no puedo preguntar, ni saber, ni analizar,ni pensar. por eso hay penumbra; no hay momento del día, no hay adentro y afuera. creo que tengo que perder el control. no puedo parir con la cabeza, sólo puedo hacerlo con el cuerpo, con el instinto, y he de ir mucho más allá. me siento ligera aunque sigo inclinándome hacia el suelo. ah, son reverencias. ah, soy un animal. presa del pánico; de repente siento miedo ante la libertad. nadie me puede indicar si lo estoy haciendo de la manera correcta, porque no existe la manera correcta. vértigo, y liberación. más contracciones, grito sin restricciones, es salvaje. ¿y si es demasiado salvaje? ahora soy una niña. lloro, pregunto. necesito que me digan que lo estoy haciendo bien. me lo dicen, pero no me consuelo. me doy cuenta de que no sirve de nada. me siento sola y perdida, aturdida, casi siento rabia...y entonces dejo de buscar afuera; la única manera de seguir adelante es mirando y escuchando hacia dentro. más adentro, más adentro está la voz. ahí. ahora sí, todo es como tiene que ser. y continúo, más allá de la experiencia, del umbral del dolor, del tiempo, de todo lo conocido. es una experiencia iniciática. si supero esta prueba, habré crecido milenios. habré retrocedido hasta el principio mismo del cosmos. ahora hay un obstáculo; es alén, ¿no quiere nacer? pierdo mi identidad para que él pueda avanzar. tengo que hacerlo...pero entonces me difumino, me fundo, pierdo la fuerza, me desvanezco, me hundo. me voy abajo, muy adentro, demasiado...está oscuro y pesa. es la muerte; me dejo. hay alivio, pero no puedo descansar. temo no poder volver. temo por la vida de mi hijo, reacciono, me desespero; no tengo poder sobre mi cuerpo, estoy tan exhausta que ya no puedo conectar. tengo muchísimo miedo, tanto que digo la palabra hospital, tiemblo. suplico, me arrastro. me reincorporo con ayuda. me animan. tengo que poder. tengo que poder. y puedo. necesito agarrarme a la gente, a la carne, a la tierra, grito, no grito, soy un grito, ya no sé, estoy fuera de mí, empujo con una fuerza descomunal desde adentro... y mi hijo sale de mi. y ya no hay nada más. lo sostengo contra mi pecho, todo alrededor es dulce, es caliente, es una cabeza diminuta en mi mano, es un aullido extático, es sangre, palpita, se mueve...me mira fijamente; es un ser. se ha creado dentro de mí, ha nacido al mundo a través de mí; es mi hijo, pero no es mío. es la vida. es maravilloso. ¡lo he conseguido! sí, he muerto y no he vuelto; he ido más allá. he atravesado la puerta, y he nacido a una nueva vida junto a mi hijo.

Nerea Tatiana

TEMASKALI

Esta fue mi segunda experiencia con el temaskali, la primera fue mas primal, el vapor estaba demasiado caliente y sentí mucho pánico y ganas de salir de la cabaña circular, mi voluntad siempre es más fuerte que mi deseo, por lo que aguanté las cuatro puertas.

Esta segunda experiencia no tuvo nada que ver con la primera.

El vapor estuvo muy bien regulado, éramos un ying-yang perfecto, seis mujeres y seis hombres, me tocó sentarme en el medio, justo enfrente de la puerta y desde el principio sentí la conexión de lo femenino y lo masculino totalmente equilibrado.

En un sueño anterior me vi como me embarazaba y mi barriga se hinchaba hasta los 9 meses, en mi vientre sentí a los gemelos, un niño y una niña a punto de nacer, jugaban, hablaban y cantaban mantras dentro de mi , sentía su felicidad, me desperté sin concluir el parto.

En la primera puerta, empezaron los mantras lakotas, todo el mundo se aunó con cánticos diversos de diferentes tradiciones, hindúes, sufis, flamencos.

La belleza de las voces y la sincronicidad de las almas fue espectacular, desde el principio se consiguió una armonía exquisita, donde la unidad desde la diversidad fue completa, la belleza de la creatividad desde la libertad UNIFICADA.

Fue un viaje donde la magia estuvo conectada con el sonido, tuve visiones geométricas desde el principio, pero lo más destacado fue el sonido, los paquetes de información llegaban a través de la vibración..

Los cantos a Gaia, el sentir la hermandad unida a través de las voces retumbando en un espacio uterino compartido, con una acústica increíble que resonaba en las paredes de piedra del iglú, todo negro, oscuro, húmedo, femenino, pude hacer mis trabajos con los mudras intuitivos que siempre hago cuando alcanzo estados acrecentados de conciencia,

En la tercera puerta, cuando se abrió para cambiar las piedras de fuego, vi como tenía una triple alineación de fuego.

Estaba en el medio del iglú, en el centro las piedras calientes, en la entrada las piedra que iban a entrar al centro y fuera la gran hoguera encendida, la sensación de triple alineación me dio la conciencia de un momento poderoso y sentí que allí iba a tener lugar el parto que no pude concluir en mi sueño.

La puerta se cerró y le dije a la Dama del Grial que me acompañaba a mi izquierda, que me sujetara y ayudara energéticamente como puntal, a mi derecha estaba mi pareja, ya entrando en la línea masculina.

Vi que M. estaba en la puerta al lado de J, ella se posicionó en tomar y entregar, otra chica se colocó de una forma distinta pero muy conectada , sentí que conmigo el triangulo femenino estaba preparado.

J. era el guardián de la ceremonia, guiaba con algunas pautas muy sutiles el ritual, empezó a cantar de nuevo y sentí, vamos a parir el femenino-masculino equilibrado, para mi, para el grupo, para la Tierra, J. se silenció y desde mi corazón callado le dije:

-Continua necesito el sonido para el parto, como si me hubiese escuchado empezó a cantar, y todos le siguieron, también me incorporé a los sonidos, cogí la mano de la Dama del Grial y la de mi pareja, me abrí de piernas y empecé a parir, con los sonidos de respiración correspondientes de jadeo, mi amiga me acompañó hasta el final, pero mi pareja no me apoyó con los sonidos.

Más tarde cuando le pregunté ¿por qué no me había acompañado?, me dijo que le daba vergüenza, que creía que alguien se reía de mí.

Le contesté, nadie me veía, estaba completamente negro y los sonidos eran muy mezclados para saber quien era quien con los cantos.

Este parto fue glorioso, el momento tal vez irrepetible.

Mi amiga y yo salimos las últimas.

Selva

martes, 6 de enero de 2009

LIBEREN A LA DIOSA


¡LIBEREN A LA DIOSA!


escribe Gustavo Fernández

En ocasiones, las acciones no armónicas son más un pecado de omisión que de acción negativa. Por aquello de que "el camino del infierno está sembrado de buenas intenciones", la costumbre de distribuir gratuitamente perdón y amor a diestra y siniestra alimentqa monstruos y fantasmas. No se trata, siquiera, de seguir la huella de quien no hesitó en irrumpir a latigazo limpio entre los mercaderes del Templo; sólo, quizás, abrir los ojos y ver algunas realidades incómodas.
Escribí hace ya mucho tiempo que mientras religiones y creencias señalaban lícitos caminos de evolución espiritual, las "iglesias" (como dice su etimología, "ekklesía": "reunión de hombres"), es decir, la institución construida por humanos alrededor de la creencia es, de por sí, herramienta muchas veces funcional al Sistema dominante. Tambiébn muchas veces escribí (ver mi artículo "La doble moral de las iglesias: redescubriendo la Diosa Primordial", en AFR Nº 128) que no es original (pero no por ello menos cierto) que ciertas instituciones (como la Católica) fueron útiles a la hora de imponer el "machismo social", sepultar los ideales matriarcales y lunares, condenando al ostracismo a la femenidad espiritual. No seré redundante; con nostalgia descubro que luego de Dan Brown los emás, aunque lo hayamos escrito primero, paradójicamente llegamos tarde.

Sin embargo, si de veracidad histórica y evolución espiritual caminando tomados e la mano queremos hablar, toda oportunidad amerita señlar la manipulación ideológica a la que sistemáticamente es sometida la humanidad. En infinidad de coss, es cierto. Aquí, sólo referiré una: reprimir, desviar, disipar la inocultable presencia de la Diosa y su efecto en estos tiempos.

He mentido. Prometí no ser redundante, pero no puedo resistirme a la tentación de serlo. De señalar, una y otra y otra vez, cómo el sistema es ineluctablemente machista en lo genérico, lo formal y lo simbólico. Todas las iglesias "masivas" (porque "grandes" es un adjetivo que quizás les quede ídem) ha sometido ideológicamente a la mujer como acondicionamiento inevitable al sometimiento biológico y social. Ella, la mujer, a la cual (y no en todos los casos) superamos los hombres en fuerza física pues en los demás nos iguala o nois supera (piensen en la resistencia al dolor, por caso) han sido, por siglos, relegadas a esa blanda, pasiva y chillon imagen de película hollywoodense de los años '50. Y como explicara en aquél artículo de referencia, esto no es casual: tiene algo de conspiración.


¿Lobo está?

Ya se sabe: el truco del lobo disfrazado de piel de cordero no es nuevo. Pero seguirá siendo efectivo. En este caso, ahí tenemos un ejemplo: la iglesia católica "cobijando" la Magna Mater, el poderoso arquetipo femenino, expresión microcosmica de la grandeza macrocósmica de la Diosa, en ese ingenuo, pálido reflejo de la energía de la mujer que es la Virgen.
Ejemplos colaterales del "manto de inclusión" sobran. En Argentina, por caso, la creencia popular y transgresora en la presencia espiritual de un gaucho difunto, Antonio Cruz Gil, ha comenzado a ser "aceptado" (¿ha comenzado a ser aceptado?) por una Iglesia que ya lo menciona en sus misas, allá en su loalidad natal, Mercedes, en la provincia de Corrientes.
Una actitud que algunos han interpretado como de apertura ecleciástica, o de una iglesia que se aggiorna, o de una que comprende al pueblo. Pero pregunto yo, iconoclasta al fin: ¿Y si hubiera otra intención?. ¿Y si lo que se busca es descomprimir la energía de esa creencia popular al absorberla en la institución dominante?.

Se comprenderá mejor lo que quiero decir al vincularlo al dueto Diosa - Virgen María. Es lo que me pasó a mí mismo cuando, hace unas semanas y de visita en México, tuve oportunidad de ver la película "Las nieblas de Avalon". La recomiendo. En ella se propone con bastante originalidad una relectura del mito arturiano desde la óptica ya no machista de la Tabla Redonda sino tomando como prpotagonista principal a Morgana (si hay un rostro que expresa la magia de la mujer, ése es el de Julianna Margullies, la actriz que la encarna). Pues bien, las vicisitudes de la pobre Morgana acompañan el crecimiento de la religión cristiana en la región y, finalmente, el ocaso de la isla de Avalon y el culto de la Diosa. Pero la película culmina con una idea peligrosamente seductora: que la devoción a la Diosa sigue presente en la devociòn a la Virgen.


Este ejemplo estaría evidenciado como pocos otros casos en el culto a la Virgen de Guadalupe. Otros han teorizado en que se trata, en realidad, de la sublimaciòn del antiquísimo culto a Tonantzintlalli, la Madre Tierra. Y que los cientos de miles de peregrinos que todos los años concurren a la basílica mexicana en realidad estarían continuando de modo simbólico el culto ancestral e indigenista a la Tierra. Es una buena explicaciòn. Pero falla en un punto: la devota, el devoto que no tiene la menor idea qué era Tonantzin o que, teniéndola, reniega de ella (¿cuántos mexicanos hay que aún hoy se avergüenzan de su pasado glorioso?) pone sus energías, re forma renovada y redoblada, en el contexto católico.

Y, ¿por qué decía que era peligroso?. Porque la semejanza entre ambas devociones comienza y termina en que el personaje central es femenino. Y nada más. Al culto intenso, visceral, aguerrido, fértil y sobre todo, independista del hombre que es el culto a la Diosa se opone el culto a una mujer sufrida y sufriente, en eterno llanto y espera pero, sobre todo, subordinada a lo masculino por toda la eternidad: la Virgen María. Una expresiòn espiritual donde lo depresivo de la muerte campea hasta en su más común letanía ("Santa María madre de dios/ruega por nosotros/ ahra y en la hora de uestra muerte...")
Para ponerlo de otra forma. Sostengo que no solamente el culto mariano no reemplaza, no sucede, no sblima el culto a la Diosa sino que, por el contrario y precisamente, es diseñado e impulsado para absorber y diluir las energías femeninas que de encontrar su canalizaciòn en el culto a la Diosa vivificarían la pulsión ancestral de recuperar una presencia matriarcal y lunar absolutamente peligrosa para el ideario patriarcal y solar, es decir, masculino. Toda mujher que devociona a una imagen pasiva y dominada alimenta el aspecto más entrópico de la feminidad: el bíblico, el de la mujer que debe seguir al hombre, que le debe subordinaciòn hasta la estupidez, pensada y creada para engordar atada a cuatro paredes y su prole. La mujer independiente, lúcida, aguerridamente libre, activa y participativa pero, sobre todo, dueña de su vida, madre, mujer y ser espiritual al unísono sólo puede verse reflejada en un Arquetipo a la medida de sus sueños. El que brilla cuando libera a la Diosa interior.