NOSOTRAS

NOSOTRAS
Arte:Susana Khabbaz

domingo, 6 de mayo de 2012

LAS MÁSCARAS DE LILITH








Maravillosa obra de Lola Lince, buceando por los aspectos femeninos,
 oscuros y luminosos.
Como una sacerdotisa DEL ARTE integrando la dualidad y unificando.

Gracias Lola por una creatividad explendida y por tu profundidad.

HYR

¿Por qué Lilith?
Digamos que Lilith es: Memoria en Acción. Memoria de lo eterno
 femenino que nos habita, Hipérbole de la Memoria. Viaje de
descenso y ascensión, el camino que nos lleva de regreso hasta el
regazo de la diosa blanca o la diosa oscura qué en palabras
de Robert Graves, no es otro que el camino de la poesía. 
Lilith y sus máscaras detonan esta poética orgánica y visceral que 
nos libera y reconcilia con este lado,caótico, oscuro…nunca 
domesticado.
Las Máscaras de Lilith, hipérbole de la Memoria, es el proyecto 

de ingreso de Lola Lince al Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Las mascaras de Lilith


Por Fernando Trujillo

Según el folklor judío Lilith fue la primera mujer creada por Dios y entregada a Adán, cuando Lilith se negó a ser sumisa ante el hombre, de esta forma Lilith escapa del Edén siendo maldecida por Jehová y uniéndose a las huestes de Lucifer.
Desde entonces Lilith ha caminado por la tierra siendo considerada la primera feminista de la historia, para el judeocristianismo Lilith es la esposa de Satán y madre de demonios, para la cultura gótica ella es la madre de los vampiros y para otros ella es la madre de la humanidad.
En la cultura semita Lilith es un súcubo, un demonio sexual que seduce a los hombres en sus sueños para robarles su alma, como una especie de Freddy Kruger femenino, muy parecido a esto en la cultura sumeria Lilith es llamada Lilitu y tiene la misma función de demonio sexual que en la cultura semita.
Todos estos atributos y nombres que se le han dado no son más que mascaras que ha usado en su caminar por los siglos, repudiada por los semitas y venerada por los góticos en su disfraz de Reina de los Vampiros, la diosa se ha reinventado así misma a lo largo de siglos de historia. Diosa, demonio, vampiro, madre, prostituta, feminista y virgen todos estos títulos son las mascaras con las que Lilith ha caminado con nosotros.

Lilith al igual que su esposo Lucifer ha usado una máscara distinta en cada periodo de la historia, el profesor Jung decía que los arquetipos no se pueden matar ni desterrar, siempre regresan con una nueva mascara.
¿Puedes descubrirla? Está en la antigua religión griega bajo el nombre de Afrodita, los pueblos germánicos la veneraban bajo el nombre de Freya y en la antigua India tenía el nombre de Kali la diosa de la destrucción, que tal en el cuento Carmilla de Sheridan Le Fanu en su máscara de Reina Vampiro. La puedes encontrar en antiguos relieves como una diosa de la fertilidad o como una diosa de la sexualidad, la puedes ver como una mujer anciana llena de sabiduría o la puedes ver como una oscura diosa que trae la destrucción y la miseria.
La diosa es múltiple, en su aspecto como doncella, madre o anciana ella es la conocedora de la magia, la que inicia al hombre o a la mujer en el camino hacia un conocimiento superior.
Estos tres aspectos son mascaras de la misma diosa, aquella diosa que vuelve locos a los hombres e introduce a los iniciados en ese mundo secreto de la magia y los símbolos. La diosa camina con una nueva mascara siendo amada, repudiada y temida.
Es irónico que el judaísmo desprecie y tema a la figura de Lilith puesto que muchas de sus heroínas cumplen con el arquetipo de prostituta, Ester sedujo al rey de Persia para que no persiguiera a su pueblo mientras que Judith sedujo al general babilonio Holofernes y en su noche bodas lo asesino. Para el judaísmo (así como su hijo el cristianismo y su hermano gemelo el Islam) Lilith es un ser perverso, un demonio que conduce a los hombres hacia la destrucción, una ramera despreciable y todo por negarse a someterse a su marido y desafiar a Jehová, bueno al parecer para los semitas la prostitución no es un pecado mientras cumpla con sus propósitos.

¿La Virgen María es otra mascara de Lilith? Esto seguramente indignara a muchos cristianos fundamentalistas cuando lo escuchen pero es verdad, en realidad la figura de la Virgen María (así como de otras Vírgenes) viene de las diosas paganas de la antigüedad, un arquetipo que los primeros cristianos adoptaron en su panteón divino y por supuesto es otro de los disfraces de Lilith en su aspecto como diosa virgen.
La Virgen María es Lilith así como Jesucristo es otra mascara de Lucifer, nuestros dos héroes nuevamente han engañado a las masas con sus disfraces. Esto es parte de un cristianismo esotérico sin embargo esto es un tema aparte.
En su otra parte Lilith es también la temida Babalon la Mujer Escarlata, la esposa de la Bestia la cual monta un dragón desnuda y que simboliza el miedo de los piadosos cristianos a la sexualidad femenina.
Así Lilith juega un doble papel como Virgen María y Mujer Escarlata en la comedia metafísica de la existencia. La Virgen y la Prostituta son dos arquetipos sagrados, dos aspectos de la diosa. El judeocristianismo al venerar a una sobre otra ha roto nuevamente el equilibrio cósmico.
En todas las culturas siempre ha existido una veneración hacia la diosa en sus dos aspectos: como una virgen sagrada y como una prostituta, estos dos arquetipos no son antagónicos como el judeocristianismo convirtió después si no dos polos opuestos que se complementan.
La función de la prostituta sagrada en algunas culturas era enseñar a los jóvenes los misterios de la sexualidad entregándose ella misma en los rituales sagrados, por otra parte en la antigua Roma existieron las Vestales, mujeres vírgenes las cuales eran reverenciadas y respetado su carácter sagrado dentro de la sociedad. En aquellas mujeres se manifestaba la diosa tanto en su carácter como una virgen intocable como en el de prostituta sagrada.
En la actualidad estas mujeres son veneradas de forma inconsciente, las celebridades y figuras públicas son objeto de culto por parte del ser humano moderno, en un mundo en el que Dios ha muerto y el espíritu de lo racional domina es cuando el ser humano en todo su vacío existencial necesita de venerar a algo que sea superior a ellos y compense su vacio interior. Este ser superior puede ser un superhéroe de comics, un personaje de algún videojuego o en este caso una celebridad. Los arquetipos tienen muchos disfraces en estos tiempos modernos.
Pongamos como ejemplo a la cantante pop Taylor Swift quien de forma inconsciente juega el papel de la virgen sagrada, su figura inocente y su angelical voz atraen a una horda de fieles a sus conciertos que de forma devota compran sus discos, pegan sus afiches en sus cuartos y cantan sus canciones con fanática alegría tal cual culto a la virgen.
Por otro lado la actriz porno Sasha Grey involuntariamente juega el papel de prostituta sagrada, su actitud de chica mala, su desbordante sexualidad, su mirada atrapante y seductora son la fantasía de hombres y mujeres quienes devotamente ven sus películas y bajan sus fotos de internet. Sasha Grey al igual que Lilith y la Mujer Escarlata de la Biblia atraen también el odio de los fundamentalistas quienes la condenan al Infierno, la llaman ramera y le llaman también pecadora.
En la actualidad cualquier mujer ya sea en su faceta como virgen o prostituta tiene el poder de ser una diosa.

Es posible que Lilith sea la Beatriz de Dante, la Dulcinea del Quijote e incluso la Brunhilda de Sigfrido. La A-Mada a la que el héroe tiene que salvar, el héroe realiza muchas proezas, lucha contra dragones y atravesar muchos peligros por el amor de su dama inalcanzable.
Esta es la misma filosofía del amor cortes de la Edad Media y se puede ver en los cuentos de hadas cuando el príncipe enfrenta muchos peligros y al final logra tener el amor de su doncella.
No cualquiera es digno del amor de Lilith por eso abandono a Adán y por esa razón se entrego a Lucifer y a Caín el primer gran guerrero, únicamente los iniciados pueden acceder a ella, su amor hacia ella es una superación a la muerte y una conquista de la inmortalidad.
En la novela mística Demian de Herman Hesse aparece Eva la madre de Max Demian por la cual el protagonista Emil Sinclair siente un profundo amor. Eva es la mujer idealizada tanto en las visiones como en la realidad del protagonista.
Eva es otro disfraz de Lilith en su aspecto como madre de la humanidad, amada por el iniciado (Sinclair) y quien le es fiel.
Al igual que en los sueños de Sinclair, la diosa se aparece en los sueños de los iniciados haciéndoles compañía en su soledad, impulsándolos a superar la muerte y despertando los sentimientos de ellos hacia su figura. Solo el que la merezca la tendrá en sus brazos.
La Gran Madre, la doncella inalcanzable, la princesa en peligro, la mejor amiga, la celebridad de tus sueños, la virgen y la prostituta sagrada la imagen de Lilith es una parte del alma humana, una voz que le habla a los iniciados en sus sueños y que se manifiesta en toda mujer.
El primer amor de la infancia y la lujuria que despierta una sensual mujer son manifestaciones de esa diosa que camina entre nosotros despertando nuestra libido, burlándose de los dogmas religiosos e impulsándonos a alcanzar la eternidad.
Lilith es iniciación por medio de la sexualidad, es libertad y es el ideal femenino disfrazado de varias mascaras y formas, caminando a través de ciclos con una nueva mascara, danzando a través de eras carcomidas por la decadencia, Lilith siempre vuelve con una nueva mascara como su esposo Lucifer, uno la puede repudiar y temer o por el contrario se le puede venerar y amar cuando la descubramos en su actual mascara. Como pagano esto último me sienta muy bien.

Mayo 2010

Publicado en Biosocialismo Aztlan http://biosocialismo.info/index.php?newsid=134